sábado, 27 de febrero de 2010

Cuatro Sonetos Esperanzadores (III)

De lo que corrí, en forma educativa,
someras rodillas vuelan en la arcilla,
lo musitado se escucha en cursiva
y hasta en la dalmática de masilla.

Cuando estuve aquí pedí nada de hacer
que intervenga en mi tristeza fallecida.
Pero esta Rosa que se comió mi placer
vino en páginas, para luego irse en huida.

En cadenas de paciencia esperé floral,
corrían los otros, leía para los huesos fríos,
crecía mi mano como un corcel oral.

Ahora que pienso en mi dolor de seneles
(las nubes que crecieron aquí como ríos),
duermo en todos los lados de los pinceles.

Noviembre – Diciembre de 1994

Qué curioso. Ahora último he estado leyendo algo sobre el Trobar Clus, pero en el tiempo en que escribí estos sonetos no sabía nada del tema. Hasta que supe que los poetas Marcela Garay, Jaime Urco y Mito Tumi habían publicado una revista de poesía con el mismo nombre entre 1980 y 1981 ^_^