lunes, 11 de noviembre de 2019

Haikus enero – noviembre 2018



cae la última hoja
tempranera lastimosa
con renacido viento

*

el solsticio vacuo
derrite nuestro frío
brota verde poesía

*

ruidos nocturnos
espantan a las aves
más queridas

*

en tiempos vacíos
la música nos protege
de lo más silente

*

melodía de aves en rieles
aléjense verdes vocablos
puente estanco de pasos


17 enero / 12 noviembre

Amigas y amigos lectores: aquí mis últimos haikus del año pasado. Espero les sean de su agrado. Síganme en mis redes sociales: Twitter: twitter.com/andesaa / Facebook: facebook.com/antdesaa / Instagram: instagram.com/antoniodesaavedra Saludos ^_ ^

lunes, 12 de noviembre de 2018

Cuando Descubrimos Que Quien Deshilaba El Bordado...


cuando descubrimos que quien deshilaba el bordado
no era otra si no la misma marea
hicimos cubrir los espacios como cuerpos
pues nos decían las lejanas arenas
aquello derruido a simple vista
eran nuestras cuarteadas espaldas
las largas horas despidiéndonos de las hijas

ayer nos sentábamos en la orilla
para tratar de escuchar recados dejados entre brisas
pero a la vez sorprendidos
al saber cuán vacíos estaban los mares
desde que partimos a allendes empresas
las caracolas ya no transmitían nada de nadie

es difícil entre nieblas y pesadillas
deslumbrar buenas costas reinos en islas
donde aguarden por ti con ansias

no solo yo me distancié
tristemente ellas también lo hicieron
dejando mis cenizas en una hoy olvidada urna

desearía dejar de lado los sacrificios y remontar el tiempo
para alejar las desavenencias que afectan a los pueblos
y así no separarnos de las pacíficas flores

toda esa urdimbre de desesperación
ante la lejanía y la soledad
son tumbas prontas a ser visitadas
castillos ardiendo en azufre
mascotas que mueren al reconocernos

hasta las deidades nos dejan a la suerte
pues tantos hierros y mástiles me han circundado
que el dolor ya es ciertamente nebuloso

un extenso hasta después tras espuma marina
nos toca poner en bitácora
pues no hay navío alguno
con rumbo a mi salino corazón


11 Diciembre 2017, 4:58 p.m. 😔

👍🏽 HOLA: Después de muchas lunas, regreso a este querido blog con uno de mis más recientes poemas, en el que evocó el viaje de retorno de Odiseo / Ulises a su amada Ítaca, con mucha añadidura de mi lamentable biografía, el cual estuvo durmiendo el sueños de los justo desde hace varios meses encerrado en mi iPad.  Ojalá les sea de su agrado, estimados lectores. Gracias por seguir leyendo estos textos. Saludos, su amigo A. D. S. 🤗


lunes, 28 de diciembre de 2015

No Sé Si Alcanzaste El Olvido…

no sé si alcanzaste el olvido
en medio de aquel tanteado desierto
la mañana se abre cual madura naranja
y volamos de un templo a otro
buscando dónde se iniciaron los ancestros
en qué paraje veneraban el sacro fuego

estas colinas alguna vez estuvieron pobladas
en estas aguas pescaban y bebían de las próximas
veían algo en esas pálidas arenas
invisible para nosotros ahora inalcanzable
sus flautas surcaban las distancias
anunciando mejores tiempos en el horizonte

ellos son recuerdo como yo
musgo creciendo bajo piedras
remembranza de ejército muerto
en brillante batalla lunar

alguien me recuerda
un barquero de río circular
un técnico de radios am
un dios olvidado que mira crecer la hierba
una poeta infinita celeste de rápida voz

el nombre puede ser cremado
la sombra captada en imagen
lo inasible papel prendido del viento

cuando la memoria cae al vidrio aún líquido
una mano blanca trata de asirla
quemándose toda hasta los calcios
creando una resonancia duradera
más allá de los limitantes agujeros negros


Barranca, hotel Chavín, habitación 611, 
12 diciembre 2015, 06:07 p. m.

Estimados amigos: hace unas semanas, fui invitado al IX Festival de Poesía «Cielo Abierto» 2015 en Barranca (norte de Lima), gracias a la gentileza del poeta y gestor cultural John López y el Colectivo Cielo Abierto. Ahí, durante cuatro jornadas (10-13 de diciembre) de lecturas, confluyeron poetas de Chile, Bolivia y Perú, muchos de los cuales no tenía el gusto de conocer, así como reencontrarme con viejos amigos a quienes no veía en años; agradezco a todos por estos magníficos y fraternos días. Al momento del viaje, llevaba casi un año de sequía (desde febrero) sin escribir poesía, y la ocasión se dio una tarde en el hotel en que estuve alojado. Y helo aquí: uno de los dos poemas escritos en ese atardecer indefinido bajo el cielo de Barranca, y que leí al día siguiente en la Plaza del Reloj en Paramonga (como pueden ver en la foto adjunta, cortesía del amigo Carlos Omar Amorós Núñez). Espero que los nuevos amigos que hice a través de mi perfil en Facebook lean este texto y que, sobre todo, conozcan este blog de poemas mío que llevo actualizando desde el año 2008. Saludos amigos, gracias por seguir ahí leyendo. Felices Fiestas. Nos vemos en el Año Nuevo 2016 ^_^

domingo, 27 de septiembre de 2015

Reflotan En Espuma...

reflotan en espuma
navegan entre lluvia
las algas sienten las manos apoyadas en el rompeolas
todo envisto de nubes fuera del sol
tomando el viento que nos falta en estos atardeceres
avivando plumas dormidas por la estación

no solamente se mojan los papeles
también los cuerpos y las ánimas
expurgas lo recóndito de las piedras
ondas del vago horizonte
aprestas del moverse
incierta estancia en la orilla gélida del verano
acaso pulso blanco bajo el andar de indecisos visitantes

canto de ave tardío
y la timidez de la luz sobre el granito
en algún momento la escala revienta en estruendo
barrera que asciende en pequeño pueblo
púa de tierra acogedor
donde se pierde el azul con solo verlo tiritar

vuelas al ras de grumos marinos
la parte vaporosa de los hombres
comparte sus carencias
envueltas en agua caliginosa

quién iba a pensarse tan frío tan helado
temblando como pelícano enredado en la neblina
esta era una vista un paisaje que nos debíamos
aquella sacra humedad escasa en estos tiempos

buscamos llenar la oscuridad
con opaca lumbre
con translúcida jornada
en el hermoso confín de la coronada ciudad

Malecón de La Punta,
24 febrero 2015, 5:21 p.m.

Como bien dicen aquestos versos, esto fue escrito una tarde en la que el verano raramente lloró lágrimas de lluvia y se oscureciera el cerúleo cielo limense enigmáticamente. Y como a mí no me gusta para nada aquella estación caliente, me fui raudamente al extremo de la ciudad que me quedaba más cerca del viejo amigo mar, y allí pasé una espléndida tarde contemplando las olas, las aves y cuanto hubo en ese mágico y sanador paisaje. Tomé unas fotos de ocasión; aquí pongo una para ilustrar el sitio en el que escribí estas líneas. Espero les guste el poema, saludos amigos ^_^

domingo, 30 de agosto de 2015

Garúa o Llovizna

rastro de nubes
negra bufanda
garúa o llovizna

*

gente reflejada
en las aceras
pisoteados espejos

 *

aquí menudas gotas
allá oculta neblina
nimbado invierno

*

gato bajo garúa
perro bajo llovizna
yo bajo esquina

 *

pensar el retorno
tomar su mano
entre charcos

*

mojadas alas
húmedas hojas
rociadas pupilas

 *

vidrios en agua
vistas susurros
vidas efímeras

*

gris jornada
verdes macetas
soledad del aire

 *

ayer sol de invierno
hoy garúa o llovizna
mañana indeciso haijín

*

atraviesa cielos
techos y almas
agua fuerte

 *

desciende poca
lo inunda todo
pequeño diluvio

*

abarca la costa
nuestros huesos
y el universo

 *

llovizna clepsidra
garúa de firme
llovida del cielo

*

feraz rocío
no solo asombras
helada brizna

 *

halla su lecho
cierra los ojos
sueño acuoso

*

abre dedos
moja cabellos
diáfano arte

 *

negra nube
regadera única
ánima limpia

*

garúan gatos
ubicuos bigotes
maúlla la niebla



Lima, 25 agosto 2015, 12:35 – 6:05 p.m.,
bajo una intensa garúa o llovizna,
escuchando Radio Doble Nueve
^_^

martes, 30 de junio de 2015

Haikus 2014 - 2015

poesía
piedra en la oscuridad
que rebota en el paladar

*

navaja de colores
el primer sol 
de invierno despunta

*

suicidio palabra dura
viga muy alta
pico de pelícano

*

cuando nos olvidan
ni siquiera ser recuerdo
a costa de mendrugos

*

espero no ser el último
a quien le importan
los equinoccios

*

verano frutal
heladas acuarelas
recorren la linfa

*

un mar que olvida
el resto del río me lleva
la mitad de la sed

*

comiendo materias futuras
atando camas estériles
al buen vapor

*

dejar azúcar en las esquinas
pequeñas bicicletas
sobre las mesas

*

alimentándose
con muerte lenta
únicos bocados

*

unas tinieblas
en donde
aguardar la boca

*

el deleite
en sombras
voluptuosa agua


He aquí los últimos #haikus que he escrito. Siempre los hago (los capto) en momentos aciagos, cuando el alma y el cuerpo se encuentran inmersas en las más remotas antípodas. Para todos los que se quieran iniciar en la #poesía, le recomiendo la lectura y la composición de estos maravillosos poemas breves. Saludos, gracias por leer ^_^

domingo, 31 de mayo de 2015

Haikus Diciembre 2013

y su telaraña
crecía en la maceta
extraña flor de rocío

*

el azul en pleno vientre
espacio que se pierde
en el pincel

*

estoy tranquilo
todo el furor del fuego
contenido en un vaso

*

la vida pace y pace
terremoto que destruye
maravillas de antigüedad

*

perdí los pies
cuando empecé a describir
las ineludibles imágenes

*

con menos huesos
camino a ti
luna de día

*

el miedo de
tomarse las manos
y menguar

Aquí unos #haikus que no había publicado en el blog, y que casi son contemporáneos con otros que ya había dado a la luz (por favor ver por aquí, gracias). Espero les gusten. Y hablando de haikus, mi gran amigo el poeta Carlos Zúñiga Segura, director de la revista La Manzana Mordida y de Ediciones Capulí, quien acaba de publicar una hermosa antología titulada Cerezos En Flor. Haiku En El Mundo (Selección, prólogo y bibliografía de C. Z. S. Lima: Ediciones Capulí, mayo 2015. 183 pp.), en el que me honra publicando algunos haikus míos, que figuran luego de los del maestro Walter Curonisy. Adjunto la carátula del libro y las dos páginas en las  que aparecen mis breves poemas. Saludos amigos ^_^

martes, 31 de marzo de 2015

Al Hacer Una Extensa Llamada Telefónica…

Al hacer una extensa llamada telefónica
Tu piel revolotea como gotas de cactus escondido bajo la nieve
Cuyas espinas voy tocando en el paso del alba por encima
       del umbral de la locura
Acostados en nuestro lecho de cenizas
Nos desafían a pura agua
Los sonidos de violines blandos
El caminar de tijeras robadas
O el temblar de cofres llenos de plumas arrancadas de
       nuestras espaldas
En el momento de dormirnos en el reino de las vocales
       de oro
Solo existen nuestras sombras
En la corriente de las fontanas
Sobre la laguna de cantos
O de regreso en la noche por tren mirando la caída de
       los murciélagos en la boca de cada niño bueno
El viento va asiendo tu cabello con semillas de niebla
Para tenerte entre sus manos translúcidas empapadas de
       olas marchitas en otoño 
Y yo voy dándome vueltas por las ramas del árbol
Que crece del humo de las frutas cuando al comerlas
pierden sus dedos y ya no pueden peinarse en la tarde
Solo veo tu cuerpo azul
Sobre la aureola de la luna
En ese tiempo en que tus pasos se enfrían bajo el rocío
       derramado con pies de loto semejantes a los tuyos
Y con ojos cristalinos delante del beso de tigresa que
       cambia coronas de luz
Al nacer una y otra vez en la selva invernal
Hacedora de champaña del aire
Nos tocamos en las sienes
Al estar observando grietas acuosas
En este espacio campestre y navegante
Donde por tu olor de ave
Mi deseo se hace el horizonte con brazos de terciopelo
Porque mi alegría a fuerza de ser un muelle de azafrán
Brota de tu sed saciada por la ternura de la hierba
Y no tengo más que iluminarte hasta que tu sueño sea
       una hermosa carta
Que recibiré todos los días debajo de mi puerta de
       espejos gatunos


15 abril 1996

Este poema pertenece a mi libro Laguna De Electricidad, publicado en 1998 (la carátula y la portada están aquí junto). Recién me doy cuenta de que no publicaba en este blog textos de este poemario desde el año 2010 (ver por aquí). Disculpen el olvido amigos. Con las ligeras variaciones aquí insertas, este es la versión definitiva del poema, que difiere de la incluida en el libro. Este poema partió de la verídica situación en la que yo hacía extensas llamadas telefónicas a la enamorada que en ese entonces tenía, para disgusto de quien pagaba las cuentas en casa en ese entonces: mi fallecido padre. Y como recordarán aún ese tiempo, como decían las Pandora, "el teléfono era cara". Valga el poema y sus resplandecientes imágenes para recordar esos años en que hablar por teléfono era prácticamente un rendez-vous. Gracias por seguir leyendo ^_^