sábado, 19 de junio de 2010

El Padre De Las Perlas...

El padre de las perlas
Viene desde el abarcable oasis
Se sienta en la silla de plata harinosa
Y recupera a sus hijas envueltas en hierbabuena
Con su larga lengua de sapo
Parentela esta a quien quiero y deseo más
Caso por la brillantez de sus viajes orzados
Interminables bajo marcos de banderas vibrantes
Por donde me llevaron dentro de sus oídos
Y por su inmenso amor
Transmitido por sus mensajes andróginos
Escritos con sus dedos bañados en oro dormido
Una de las hijas mi estrella caminante
Tan blanca como hojas filosas de herraduras
Va conmigo recordándome la amabilidad de las junglas
Los cielos los labios las pérgolas
Toda esa inmensidad en esta época
Salvadora de lo antiguo del planeta
A ella doy gracias a su resplandor
Pues me ha rescatado
De las cárceles de las metamorfosis de los reyes de los evangelios
Y el padre observa desde la proa prismática
Las cordilleras glicerinas
Destino del viento destino del sabor buscado
Hogar de relámpagos vestidos en algodones nacarados
Donde nuestras canastas despliegan sus crines
Capturando fantasmas arrancadores de rosales
Al llegar nos recibe
Un desfiladero de flamas descalzas
Aunque nuestro punto de encuentro escuchen perlas
Sea la llanura de garzas y cigüeñas
Resguardadoras del ocultísimo trébol de cristal


18 de Mayo de 1996

De nuevo, un poema más de mi libro Laguna De Electricidad (1998), alusivo en ocasión al próximo “Día del Padre”. Saludos, pues, a los padres que nos estén leyendo. Por otra parte, si alguien lee bien el poema, podrá encontrar entre líneas una indirecta a lo que consideraba como lo peor de la poesía peruana de los 90's. Al que le caiga el guante que se lo chante ^_^