sábado, 8 de agosto de 2009

XXXV

Hubo un centenario
cuando se volvió chalina
el lugar donde cremaba mis manos.
No era de extrañar (100 años)
que fuera roja la manzana innata
revistiéndose de mi tormentoso frío,
en cualquier destino que me oyese.

De toda masificación (1200 meses)
he reintegrado mi sangre por filas,
cúbito de energía, entreteniéndola
con tulipanes horribles. Y yo sigo
subiendo en saetas, corriendo menoscabado,
contra tantos manantiales de tristeza
que de este nevado se volgan.

A lo agreste de paredes (36 525 sufrimientos)
concluyo pensando columnamente,
cojeando de palabras en duda,
volviendo como bronce vomitivo.
¿En cuánto labra mi gesto?
¿En qué pierna caminaré y contendré vida?

Hoy le tengo tuerta fe
al duplicado cigarrillo medieval,
a quien le doy el ruido riorimacal
cuando duermo tan tarde
sin compañía,
sin luz que acariciar.

1994

Poema inédito hasta hoy de Música De Gargolillas. Sobre los neologismos utilizados: Volgan, deviene del nombre del río Volga, que riega la Rusia europea, pues anteriormente puse ‘lloran’ y me pareció que el verbo volgar sería su sinónimo. Riorimacal deviene del nombre de otro río, el Rímac, convertido en adjetivo por su peculiaridad de ‘hablar’. Además, en mi original, yo había escrito ‘438 000 sufrimientos’ (¿de dónde salió ese número?), pues nunca he sido bueno en matemáticas; ahora gracias a la maravillosa Google he corregido el número promedio de días existentes en un siglo. Saludos ^_^