domingo, 22 de marzo de 2009

IV

Un pez de arena entre mis yemas
Sostiene con fervor tu cielo de lienzo como una almohada
Belleza que forma un halo de sonidos en tu cuerpo
Carne de indubitable lluvia cremosa
Mi grito es el silencio de la navaja royendo tu fauna
Pues tengo fe de que seas solar
Ámame entre cristales magnéticos
Y cae con todos mis sentidos y mi vuelo hirviente
Cuándo liberarás tu laberinto en mi boca
Cuando abras la puerta de nieve

5 de Junio de 1997, 9:34 p.m.

Este es el cuarto y último poema de Canto En El Fuego (1997). Les aviso a los amigos y seguidores de este blog que pronto haré una corta reedición de esta plaqueta (no más de 30 ejemplares, para la inmensa minoría...). Si desean un ejemplar me pasan la voz. Saludos, gracias Llámil por ser un seguidor más ^_^