viernes, 20 de febrero de 2009

IV

Ya estoy largo de la Noche.
Delicia de paraguas hirviendo los bismutos
al comparar la pared que es
el paso del tiempo,
como un mismo mulato haceriado
de niños por fragores.
Pulseando la tumba de los pequeños momentos
me quedo en mi mitad peatonal
y sigo siendo hombre entre las lagunas.

Oh arpas aquietadas y somnolientas,
mañana quisiera saber el no saber
el lado de producción de mi reducida
oblación sirviente,
y afiebrarla
y besarle en una perla cadente.

Me afloro: Ya estoy larguísimo de lo contrario.
Suerte a lo que perdure.

Septiembre de 1994

Este poema –muy celebrado por Manuel Pantigoso en la época que integré su taller de poesía organizado por Mammalia, y quien luego se olvidó de mí magistralmente en una antología sobre los 90’s- apareció en mi plaqueta Guarismos (1994). También fue elogiado por Miguel Ángel Huamán para variar la cosa ^_^

Actualización al 01/04/2009: Este poema aparece en la página 67 del libro ensayo Técnicas De Restauración Poética (Lima: Universidad Nacional de Educación, 2008) de mi amigo el poeta Antonio Sarmiento (Chimbote, 1966) a quien agradezco mucho por la mención en su estudio ^_^