jueves, 11 de diciembre de 2008

Jaula

Tengo el temblor de sábanas
Volándose los sesos haciendo flores
En el muro congelado por las manos nocturnas
De las gaviotas sin oxígeno
Cuyos ojos caen al río
Convirtiéndose en góndolas blancas
Moviendo las aguas hacia el pensamiento
De mi mujer esperándome entre telarañas
Cubiertas de rocío de mediodía
Coronado de celestes bosques
Al ser sus oídos cajas de manzanas
Pues se incendian los libros aéreos
Puestos en posición de batalla de besos
Por recibir a las rosas
Cultivadas en nucas bajo la almohada
Y en el hecho de descansar así
El fuego decanta las sedas etéreas
Sólidamente amarradas al revólver
Cargado de ladridos de perros y de frases
Que escucharán los camiones
Al llegar a tus pies acuchillados
Agosto de 1995

Este poema -muy celebrado por el poeta Miguel Ángel Huamán- fue publicado en Hypnia Revista Neosurrealista (No. 1, Octubre de 1995).