sábado, 22 de mayo de 2010

Cesta De Claveles Del Aire (III)

Ahora es un corcel el que me lleva a un campo de claveles del aire. Extiendo la mano, me acerco, y tengo ya esas flores en forma de mirlos. Se las llevo a una girándula que es mi consuelo en esos días, en que abundan las peregrinas arañas del desierto que buscan en nosotros el ambrosíaco delirio, para mantenernos a la orilla de los ríos de roca fluida lavándonos los pies. Ella desaparece esas pesadillas y ahora la busco entre las hiladoras de almendras índicas.


15 de Octubre de 1997, 1:12 a.m.


De la delicia de ver estas imágenes entre las nubes, es que puedo ponerlas en papel, y ahora en el ciberespacio. Gracias por estar ahí ^_^